miércoles, 31 de octubre de 2012

Amar lo que es






“Amar lo que es” (Byron Katie) es el título del último libro que acabo de devorar. Cuando lo vi en la librería, pensé: “qué extraño que en ninguna otra ocasión me haya fijado en este libro, ¡con la pinta que tiene de gustarme!”. Seguramente antes de ese día podría haberlo visto, y podría incluso haber ojeado su contenido, ya que la primera edición es del 2002. Pero probablemente no había llegado mi momento para apreciar lo que dicho título trascendía.


Soy consciente de que desde hace algún tiempo un único tema ronda en mi cabeza todo el tiempo, y no es otro que el de aceptar la realidad tal cual es. Esto se refleja en todos mis ámbitos: en las sesiones de trabajo, en mis conversaciones con amigos y familiares, en los posts que escribo, en los libros que leo…

Cierto es que estoy en plan monotema, y cierto es también que yo siempre hablo desde mi experiencia, desde mis vivencias, desde lo que he constatado que funciona y lo que no. Y tengo la absoluta certeza de que esa pequeña y simple frase: “Amar lo que es”, es el trampolín que nos impulsa a reconciliarnos con nosotros mismos y con la vida y, por consiguiente, a tener esa percepción subjetiva de felicidad.

Ya desde que era una entusiasta estudiante de psicología sabía que no bastaba con sólo estudiar mucho, ni con leer cuantos libros pasasen por mis manos, ni tan siquiera con hacer el mejor master del mercado. Sabía que para llegar a ser un buen terapeuta de la corriente que fuera, era necesario pasar por tu propio proceso personal.

El hecho de haber experimentado en mis propias carnes lo que supone desnudarse (no en sentido literal, claro está) ante otro, ahondando en lo más profundo de tu ser, indagando en tus contradicciones, mirando de frente a tus miedos sin huir, poniendo un poco de luz en aquellas zonas que están algo oscuras y, finalmente, aceptando que lo que es, es. Así es como ahora puedo ser yo la que se sienta frente a ese otro agudizando todos mis sentidos y poniéndome en sus zapatos para aportar algo de luz en su camino, teniendo siempre presente que hasta que esa persona que me brinda el honor de acompañarla en su camino no acepte su realidad sin querer hacer retoque alguno, nada realmente valioso conseguirá.

En algún otro post ya he hablado de mi hijita pequeña June, y de cómo sus 3 años de vida, me han servido para realizar el mayor aprendizaje que he hecho hasta ahora, que no es otro que aceptar que lo que es, es, y amarlo tal cual.

June es una preciosa niña con unos enormes ojos azules que se comen el mundo, que desprende amor por cada poro de su piel y que, entre otras cosas, se ha propuesto despistar a toda la comunidad médica y científica de parte de Europa y de Estados Unidos. Nadie hasta ahora ha logrado descifrar el enigma de por qué June no se desarrolla como lo hacen casi todos los niños del planeta. Digamos que ella tiene otro patrón, un ritmo más lento, diferente…

No penséis que yo siempre he podido hablar de June con esta naturalidad. Al principio, como toda situación difícil, negaba esta realidad, no quería, o más bien no podía, ver que mi preciosa niñita tuviera dificultades. Después la comparaba con lo que hacía su hermana, con lo que hacían otros niños en el parque, con lo que hacían los hijos de mis amigas, y pensaba: “¿Y por qué June no?”. Y lo más doloroso de todo era un interrogante que rondaba continuamente en mi cabeza: “¿Y por qué a mi?... ¿Por qué a June?”

Enorme sufrimiento el de aquella época de mi vida, y no por el hecho en sí. A June se la veía feliz!. Siempre ha transmitido una enorme paz y amor. Era yo la que no podía aceptar a mi hija y amarla tal cual era. En aras a reparar aquello defectuoso que había en ella, intentamos de todo, desde la medicina tradicional, hasta las más extrañas y alternativas corrientes de medicina natural. Obviamente nada funcionó. June seguía obstinada en crecer y evolucionar a su ritmo…

Muchos acostumbran a decir que el tiempo hace su trabajo y lo cura todo, y que al final uno se resigna. Sin embargo, yo no estoy nada de acuerdo con esta postura. El tiempo por si sólo no hace nada. Es más, incluso puede enquistar las heridas. Es necesario acompañar al tiempo con algo más. De lo contrario, surge la resignación y el sin sabor que muchas veces experimentamos en las vidas que llevamos.
Creo que todo tiene un proceso y que a la negación, y al victimismo iniciales, ha de seguir la tristeza. Es sano y necesario permitirnos estar tristes y reconocer que tenemos miedo, pero que a pesar de ese miedo ni huimos, ni lo evitamos buscando distracciones, o las tan conocidas vías de escape. Esa es, sin duda, la vía que abre las puertas de la aceptación, la cual a su vez nos pone ante la posibilidad de que algo cambie.
Hoy puedo decir que no sólo acepto a June tal y como es, sino que además la admiro!. Admiro su tesón, su capacidad de esfuerzo, su saber esperar, su belleza, su curiosidad recién descubierta, su manera de disfrutar intensamente de las cosas que la vida le ofrece…

Y curiosamente desde que este cambio se ha producido en mi, mi pequeña parece que ha pisado el acelerador de sus aprendizajes… ¿Tendrá algo que ver mi cambio de actitud?.




2 comentarios:

Ana Belén Fernández Pelayo dijo...

Hola Maite:

Sólo darte la enhorabuena por June. Increíble que con sólo tres años de vida haya conseguido todo lo que cuentas en tus reflexiones.

Acabo de formarme como coach, hace tres meses que he sido amatxu y hace poquito que leí "Amar lo que es" y vivo en Bilbao.
Coincidencias o no sólo quiero darte las gracias por compartir.

Por cierto, me llamo Ana.

Coaching y + dijo...

Hola Ana,
Acabo de subir una nueva entrada y me he dado cuenta de que tenía un comentario, disculpa el retraso en contestar. Y es que últimamente la gente me suele dejar los cometarios en facebook y es por ello que no tengo costumbre a mirarlos desde el blog.
Si estás en facebook podremos estar más en contacto.
Muchas gracias a ti por tu comentario y enhorabuena por tu maternidad, por tu formación y por todo!
Un abrazo
Maite