jueves, 10 de marzo de 2011

Me disfracé de uno que no era yo



Pensé "en la fuerza estará lo mejor"

me disfracé de uno que no era yo
buscando esa firmeza
llegué a un lugar negro
pensé que eso era el valor.

Y sufrí de tal manera

por dejar de ser quien era
por pensar que ser cobarde
era ser lo que creyera.


Es parte de la letra de una canción de Dani Martin, cantante del grupo "El canto del Loco", que ahora ha comenzado una nueva etapa en solitario.
Esto es lo que hacen muchos artistas que después de muchos años de trayectoria y de enorme éxito en grupo, sienten la necesidad de desligarse del grupo, y emprender una nueva etapa para hacer lo que a cada uno más le apetezca, quizá un nuevo estilo, un nuevo proyecto.

En su etapa en el canto del loco nos mostraba una imagen chulesca y algo canalla que traía de calle a muchísimas adolescentes. A mi personalmente no me gustaba mucho ese aire de gamberro pijo que se daba, y he de confesar que me caía hasta mal. Probablemente si tuviera veinte anos menos hubiera sucumbido ante este ´´destrozacorazones” forrando las paredes de mi habitación con sus fotos. Además me sabría de memoria todas sus canciones, pero no es el caso.

Sin embargo, desde que promociona su nuevo trabajo, leo todas las entrevistas que le hacen, me emocionan sus canciones, y además he de confesar que lo encuentro guapísimo. Es otra persona diferente. No sólo ha cambiado su imagen, sino que su actitud es otra, más serena y auténtica. - ¿Qué es lo que le ha pasado a este chico? - pensé cuando escuché “16 añitos” por primera vez. - Sin duda ha madurado - concluí.

Días más tarde, escuche una entrevista que le hacían en la radio, en la que explicaba como su nuevo trabajo es fruto de una crisis muy profunda en la que se sumergió precipitada por la muerte de su hermana. A raíz de este episodio comenzó un proceso psicoterapéutico, y el resultado de todo ello se percibe en la sensibilidad de su trabajo, y en su manera de estar en el mundo.

En otra entrada hablaré sobre el valor terapéutico de las crisis personales, pero ahora simplemente quiero utilizar esta canción como un buenísimo ejemplo de lo que sucede cuando no nos aceptamos tal como somos. Es entonces cuando necesitamos disfrazarnos de otro que no somos, como dice Dani Martín, ocultando la perla tras capas y capas de máscaras.

Cuando te reencuentras contigo puedes sentir el alivio que recoge esta otra estrofa de la canción:


(…) y es mirarme ahora a la cara
y SER QUIEN SOY!


Qué sano es despojarnos de nuestros ropajes adquiridos artificialmente para dejar relucir nuestro verdadero yo, y vivir así conforme a quienes somos realmente, dejando brillar nuestra mejor estrella: nuestro propio ser.

http://www.youtube.com/watch?v=J7hvAOdCJYo

2 comentarios:

MARIA dijo...

Maite,
A mí me ha ocurrido algo muy parecido a lo que tu cuentas. No le he seguido nunca, pero fortuitamente escuche una entrevista y me impacto. Lo que decía sonaba de verdad.
Creo que este Dani tienes muchas cosas que merece la pena escuchar. Reflexiones intimas y que surgen de un trabajo duro de minería buscando en lo más dentro de cada uno. Me ha picado la curiosidad y hare por escuchar sus canciones.
Gracias. María.

Coaching y + dijo...

Me gusta la metafora "trabajo duro de minería" María, te la copio!